La Funge recibirá 639.430,50 euros para financiar prácticas no laborales en 2022

Las subvenciones aprobadas, gestionadas a través del Servicio Público de Empleo de Castilla y León, se incrementan en casi un 35 % con respecto a los dos últimos ejercicios

La Fundación General de la Universidad de Valladolid recibirá de la Junta de Castilla y León una subvención 639.430,50 euros para financiar las prácticas que se desarrollen a lo largo del próximo año y que pretenden mejorar la cualificación profesional y la empleabilidad de los jóvenes que hayan finalizado sus estudios recientemente.

Las subvenciones aprobadas, gestionadas a través del Servicio Público de Empleo de Castilla y León, se incrementan en casi un 35 % con respecto a los ejercicios 2020 y 2019, pasando de 1.900.000 euros a 2.557.722 euros en este ejercicio. La apuesta por el fortalecimiento de este programa viene siendo una constante en los últimos años, duplicándose su dotación económica desde el año 2018, ejercicio en el que contó con un presupuesto de 1.200.000 euros.

El programa de prácticas no laborales para recién titulados se inscribe en el Plan de Empleo de Castilla y León 2021-2024 acordado en el seno del Diálogo Social y concebido como un instrumento dirigido a combatir los efectos económicos derivados de la pandemia y a impulsar la transformación del modelo económico y social de nuestra Comunidad, favoreciendo la retención del talento joven y el asentamiento de población. El eje dos de este plan está destinado a la formación e incluye en su apartado sexto el Programa de prácticas no laborales, cuya finalidad es contribuir a la consecución de empleo estable y de calidad para los jóvenes titulados.

El fin último de este programa es conseguir que un elevado porcentaje de los jóvenes participantes se inserte de inmediato o a medio plazo en el mercado de trabajo. Con este objetivo, las prácticas permiten incrementar su cualificación laboral haciéndola coincidir con las demandas de los empleadores. De este modo, las empresas puedan disponer de profesionales adecuadamente cualificados para cubrir las necesidades concretas de sus puestos de trabajo y los jóvenes puedan acceder a un empleo estable y de calidad.

Las practicas no laborales se desarrollarán en empresas de Castilla y León y la gestión de los distintos programas se llevará a cabo por las universidades públicas, encargadas de realizar la selección de los titulados participantes y de las empresas en las que desarrollarán las prácticas. Con cargo al programa, los alumnos participantes percibirán una prestación económica mensual en concepto de beca y deberán ser dados de alta como cotizantes en el Régimen General de la Seguridad Social.